VIDEO





Elemental
Políptico
HD, 3 min c/u
Santiago, 2009

1. Computador en mal estado (tierra)
2. Crímenes serios (agua)
3. Tengo un secreto (aire)
4. Acceso denegado (fuego)

Elemental consiste en cuatro videos construidos con trozos vectorizados de películas donde predomina el tema tecnológico, explorando la distancia entre la supuesta perfección del ideal digital y las anomalías del uso cotidiano de los computadores.
Son mini relatos un poco absurdos y clichés; retazos fragmentarios de una narrativa mayor a la que no se tiene acceso o cuya memoria se ha perdido.
Este proyecto fue diseñado para ser proyectado al muro, como un loop con las cuatro historias, que arman otro loop de 12 minutos.

 

Elemental

El mundo tecnológico en que estamos inmersos en el tercer mundo está lleno de imágenes inalcanzables, con ideas y expectativas bastante lejanas de la realidad, pero que raramente son desafiadas como una construcción ideológica. Estas ideas son alimentadas por una incesante producción de cine comercial.
La computación y el mundo digital es un dominio complejo, pero las historias que la industria cinematográfica teje a su alrededor, no lo son tanto. Estas ficciones tienden a la exageración: algunas parten de la base de que las computadoras son muy poderosas, magníficas y perfectas, y que crean un mundo de evolución y desarrollo orientado al futuro. Otras son historias opuestas, de involución hacia la absoluta destrucción del planeta y de la especie.
Pero entre estos polos, lo común es el poder ilimitado de la tecnología donde se desconoce la experiencia básica de tener que reiniciar nuestro computador por culpa de un virus, la falta de RAM, poca capacidad de la tarjeta gráfica, procesadores insuficientes, caídas de la red….etc. Del ideal de perfección y potencia tecnológica a la impotencia cotidiana: con estas ideas en mente se armó este proyecto. Son cuatro cuentos un poco absurdos y chichés, como si fueran partes de una historia mayor a la que no se tiene acceso o cuya memoria se perdió.
Se editaron cortes de escenas de computadoras extraídas de ocho películas, ordenados en la forma de una narración básica. Cada historia progresa en tres canales que corren paralelos y que sólo coinciden en algunos segundos: imagen, sonido y texto, como medios que tienen su propio status y dominio, líneas que se intersectan y luego se separan. El sonido es abstracto y el texto, encadenado en subtítulos, es una fantasía: reproduce una voz en off inexistente.
Detrás de este proyecto está la tarea de hacer video sin cámara, apropiándose de material producido por otras personas, para centrarse completamente en técnicas de posproducción. Es tal la cantidad de material audiovisual que circula alrededor que puede llegar a ser irrelevante el acto de capturarlas, en concordancia con la admonición de Occam de no multiplicar en vano las entidades.
Trabajar con este tipo de material implica partir de una materia prima de bajísima calidad, pero que me permite recuperar la "materia de pixeles" que constituye el video, usando el formato HD para obtener calidad y tamaño, pero no por su capacidad de generar una imagen "hiperrealista". Vectorizar la imagen la acerca al dibujo y a la animación, haciéndola más ambigua y manipulable, no sólo desde el corte por edición, sino también en su cualidad de superficie como matriz de pixeles.