EXPOSICIONES

Cuerpo de agua
Instalación
256 bolsas plásticas y agua
400 x 400 cm

Exposición: Vano
Galería Animal, Santiago, Chile
Noviembre 2000

Cuatro estaciones del Vano (extracto)
Ricardo Loebell

...

La obra se reproduce en una piel de agua como sombra de la lucerna de la galería, recordando la luz natural del espacio. Propone un camino por sobre agua y luz, purgarse, santiguarse. Marca el cuerpo en una huella debajo de la huella. La situación del suelo es un reflejo. El silencio sonoro de los pasos se disipa. El agua se contiene.
En sus obras anteriores Missana solía ungir los espacios, a veces ante su demolición arquitectónica, amortajarlos, enfatizando las huellas del abandono; con sombras pigmentáceas simulando y emulando vigas. Hay un trabajo suyo con pigmentos, que como sedimentos realizaban junto a velos (Cuerpo de sombra, 2000), ahí sombras de otros tiempos. En Cuerpo sutil, 2000, realiza con un mosquitero un cuerpo de aire. Su preocupación por lo casi imperceptible -recordemos Soplo en el MAC de Valdivia, 1999- va dejando huellas esenciales en la arquitectura artística de su obra. Una de sus intervenciones gráficas en el paisaje natural, fue realizada a partir de siete marcas del desplazamiento de la cordillera al mar, con tiza y retículas negras de pigmentos. Aquí las marcas pareidólicas evidencian semejanza a las intervenciones eólicas de la naturaleza; una “danse macabre” en la ceniza.
Aquí en Cuerpo de agua (16 x 16 = 256 bolsas con agua) confluye el espíritu estético de las obras de las otras artistas. Las transforma en licuefacción hacia la profunda memoria del agua. Recuerdo a la artista Paz Carvajal cuando reflexiona en una carta, como ‘el agua recorre la muestra (referente al MAC de Valdivia en 1999) y arma un trayecto que va conectando las distintas obras... el recorrido de los fluidos que se transvenan, y basta con el menor orificio para que impregne todo’.
El agua se amolda a aquello que la contiene sin importarle su forma, ni la capacidad de líquido que pueda llevar, pues conserva siempre su horizonte. La paz cobra imagen en el agua posada, y el agua posada refleja el rostro del hombre en la pureza de su espejo.

 

Vano
García, Missana, Ramírez, Saquel

 

Este proyecto consiste en la tensión de cuatro obras en torno a la polisemia de la palabra vano, que se refiere a la vanitas de la naturaleza muerta, el vacío y/o lo vacuo. Estas obras de extrema síntesis y economía de medios, proponen el silencio y la quietud como un estado necesario para detenerse y ver. En su referencia arquitectónica y por el vacío que implica, es un espacio como un paréntesis. El espacio de la galería como un paréntesis.