EXPOSICIONES

Nada como la calle
Acuarela y alcohol sobre papel de arroz (74 módulos) y espejo
265 x 210 cm y 265 x 30 cm

 

Nada como el hogar
Lápiz grafito al agua y dermatográfico sobre papel (14 dibujos)
247 x 630 cm


Exposición: Dibujos, Beuchat/Missana
Galería del Cerro, Santiago, Chile
Septiembre 1996

La novela chilena del dibujo (extracto)
Justo Pastor Mellado

...

En el espacio interno Claudia Missana simula estudiar la trayectoria celeste inscrita en la regularidad del cielo raso. Intimidad objetivada para surtir de un efecto de retardamiento.
...Habrá que advertir que inicié este texto haciendo referencia a una aceleración gráfica que excedía el cuadro. Aquí, es todo lo contrario. Claudia Missana busca encontrar un circuito cerrado que la obligue a detenerse en el borde del abismo. Aquí aparece una nueva noción de exilio. Es el exilio en el interior del país. Por ejemplo, exilio del campo del dibujo. Por eso, estas obras se refieren a las migraciones forzadas que ocurren en el seno de los aparatos académicos de reproducción de los saberes del dibujo. Cuestión de poderes fácticos operando bajo la trama de las especulaciones significativas.
Ahora bien: cada uno de los dibujos de Claudia Missana será realizado en el formato regular de una hoja de papel Rosaespina, cortado en ocho. Cada fragmento será yuxtapuesto, provocando efecto de línea, en la juntura. Eso es, buscando una especie de conyugalidad de la línea. Habrá que hablar de esto en otra ocasión. Por el momento, baste con decir que sostiene una domesticidad gráfica zen. La verdad es que la resultante es similar al silencio reiterado de un jardín japonés, donde la noción de vacío es fundamental. Pero en este caso el vacío es sinónimo de suspenso del sentido. Las líneas paralelas están distribuidas en función de la perturbabilidad de los trazos cortos perpendiculares que operan como atractores visuales, haciendo patente el ruido gráfico adecuado a la afirmación de la continuidad.
...Bataille sostiene que el erotismo es la afirmación de la continuidad en la mismísima discontinuidad. En esa dimensión de vacío y suspensión se afirma el erotismo de estos dibujos aparentemente acorporales de Claudia Missana. Pero la paradoja es que solo hay erotizacíon si hay conversión del cuerpo en objeto parcial. Aquí, la parcelación de las líneas mayores formaliza el deseo de cuerpo de destino de sus proyecciones.

...